A stressful woman

ESTRÉS Y ACTIVIDAD FÍSICA

Este post esta escrito para tomar conciencia y solidarizarnos con nuestros compañeros de Barcelona. No somos ocio, somos salud

¿Qué es el estrés?

El estrés es un estado de cansancio o tensión tanto física como emocional que causa diferentes adaptaciones fisiológicas en nuestro organismo.

Este estado de tensión puede provenir de cualquier tipo de situación o pensamiento que te haga sentir frustrado, nervioso o intranquilo.

El estrés no es una respuesta negativa por sí sola ya que es la reacción que tiene nuestro organismo ante una situación de peligro o desafío físico o mental al que nos enfrentamos. Los efectos adversos se producen con una concentración elevada de esta hormona durante un tiempo prolongado.

 

Existen dos tipos de estrés según su persistencia en el tiempo:

  • Estrés agudo: es aquel que tiene una duración a corto plazo, se produce para afrontar un desafío momentáneo y desaparece una vez finalizada la acción.
  • Estrés crónico: es aquel que tiene una mayor persistencia en el tiempo (semanas, meses) si no desaparece genera adaptaciones adversas en nuestro organismo.

Respuesta de nuestro organismo al estrés

Una situación de estrés genera en nuestro organismo diferentes respuestas de adaptación, las principales de ellas son: 

  • Sistema autónomo: variabilidad de la frecuencia cardiaca
  • Coagulación: aumenta la viscosidad, la activación de las plaquetas y el nivel fibrinógeno
  • Hemodinámicos: aumenta la frecuencia cardiaca y la presión arterial
  • Neuroendocrina: aumenta el nivel de cortisol* y catecolaminas 
  • Inmunitaria: aumenta el nivel de citoquinas y moléculas de adhesión

¿Qué efectos tiene niveles altos de cortisol en el organismo?

El cortisol es una hormona esteroidea que se genera a partir del colesterol en las glándulas adrenales. Regula concentración de glucosa en nuestro organismo, así como la absorción de grasas y proteínas.

Los principales efectos adversos que genera una concentración elevada de cortisol son:

  • Problemas digestivos: elevados niveles de cortisol producen una disminución en la producción de enzimas digestivas por lo que la absorción de nutrientes será menor. También pueden aparecer enfermedades como úlceras digestivas o enfermedad de Crohn.
  • Aumento de apetito y porcentaje graso: existen estudios que relacionan niveles altos de cortisol con una mayor ingesta de calorías y genera una mayor predisposición a los dulces o carbohidratos unido a la acumulación de grasa producida por esta misma hormona.
  • Estrés oxidativo de la célula: un exceso de cortisol generará una mayor presencia de radicales libres en el interior de la célula generando de esta manera el estrés oxidativo y la degeneración de la célula.
  • Aumento del nivel de azúcar en sangre: la insulina ayuda a que las células conviertan la glucosa en energía, en presencia elevada de cortisol el páncreas presenta dificultades para llevar a cabo esta tarea por lo que las células no reciben la energía suficiente.
  • Induce al catabolismo muscular: el cortisol induce el catabolismo muscular generando frecuentemente la degradación de las proteínas (pérdida de masa muscular).
  • Sistema inmune: el cortisol genera una reacción antiinflamatoria que en exceso puede crear grandes complicaciones, así como una debilidad del sistema inmune lo que hará que el cuerpo sea más susceptible a enfermedades como catarros. De la misma forma aumenta el riesgo de cáncer y enfermedades autoinmunes aumenta. También se pueden presentar alergias alimenticias. 
  • Problemas cardiovasculares: al aumentar la presión sanguínea y la constricción de las arterias el riesgo de ataque cardiaco o infarto es elevado.
  • Alteración del estado de ánimo
  • Deterioro de la memoria
  • Efectos sobre la piel: el cortisol promueve la deshidratación de la piel, dando mayor apariencia de envejecimiento.
  • Alteración del sueño: un exceso de cortisol generará problemas en el sueño y el descanso nocturno

Estrés y actividad física

Como bien es por todos conocido la práctica de actividad física de manera regular genera numerosos beneficios no solo a nivel físico, sino que también a nivel mental. Algunos de ellos son:

  • Liberación de endorfinas: las endorfinas comúnmente conocidas como hormonas de la felicidad, son segregadas por nuestro organismo durante la práctica de ejercicio físico. Estas hormonas son la serotonina, la dopamina y la oxitocina que tienen numerosos efectos positivo como la reducción del estrés y la ansiedad.
  • Reducción de los niveles de cortisol: personas que realizan prácticas deportivas de gran exigencia física y mental (alto rendimiento) suelen mostrar niveles elevados de cortisol, la alternancia de práctica deportiva de alta intensidad y practica de baja intensidad ayuda a disminuir estos niveles de cortisol. También tiene grandes beneficios en personas no profesionales del deporte e incluso en poblaciones especiales.

Existen numerosos estudios científicos que respaldan este pensamiento, como podrían ser:

  • Un estudio realizado por Rimer et al. en 2009 con el fin de comprobar si la práctica del ejercicio físico tenía una respuesta positiva en el tratamiento de la depresión y estrés. Se llevaron a cabo pruebas aleatorias a los sujetos arrojando la conclusión que la práctica de ejercicio físico disminuye los niveles de estrés y depresión en todos los sujetos.
  • McMahon y otros sacaron a la luz la correlación negativa entre los niveles de actividad física y de ansiedad y estrés. Su estudio tuvo una muestra de más de 11.000 adolescentes europeos de diez países diferentes y de diferentes sexos, determinó que a mayores niveles de actividad física correspondía menos ansiedad y estrés.

Conclusión

La actividad física es un arma doble filo ya que como bien se ha mencionado con anterioridad intensidades elevadas por ejemplo el alto rendimiento puede generar niveles elevados de estrés.

De la misma forma la actividad física tiene numerosos beneficios sobre la disminución del estrés y por ende del cortisol.

¿Qué podemos sacar en claro de esto?

El estrés no es una respuesta negativa por sí sola sino la mala gestión del estrés, así como la persistencia de este en el tiempo generará numerosas situaciones adversas en nuestro organismo tanto a nivel físico y mental. Hay que saber gestionar el estrés de manera correcta durante la práctica de ejercicio físico.

Es por esto que es muy importante realizar actividad física de manera regular pero siempre desde el conocimiento y en caso de no tener experiencia previa o no saber cómo actuar a la hora de realizar deporte o necesitas consejo o ayuda consultar a un profesional del sector para evitar efectos secundarios como los mencionados a lo largo del post.

Bibliografía

  • Nia Fogelman, Turhan Canli. (2018). Early life stress and cortisol: A meta-analysis. 23/07/2020, de National Library of Medicine Sitio web: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/29289660/
  • Pamela Ponce, Alberto del Arco,and Paul Loprinzi. (2019). Physical Activity versus Psychological Stress: Effects on Salivary Cortisol and Working Memory Performance. 23/07/2020, de medicina Sitio web: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6572132/
  • Carly J Wood, Angela Clow, Frank Hucklebridge, Robin Law, Nina Smyth. (2017). Physical fitness and prior physical activity are both associated with less cortisol secretion during psychosocial stress. 23/07/2020, de Department of Life Sciences, University of Westminster, London, UK. Department of Psychology, University of Westminster, London, UK.Department of Biomedical Sciences , University of Westminster , London , UK. Sitio web: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/29037088/
  • Mika Kivimäki & Andrew Steptoe. (2017). Effects of stress on the development and progression of cardiovascular disease. 23/07/2020, de Nature reviews Sitio web: https://www.nature.com/articles/nrcardio.2017.189

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

X